Seleccionar página

Petra cuenta la historia de una joven mujer que tras la muerte de su madre inicia la búsqueda de su padre biológico. Fue estrenada en La Quincena de Realizadores del Festival de Cannes, de este año. Además se presentara en el Festival de San Sebastián, y llegara a salas comerciales en España el 19 de octubre.

Conocí a Jaime Rosales (el director) en el año 2002. En esa época yo vivía en Barcelona y su productora estaba buscando una script para la que seria su primera película “Las horas del día”. Una amiga nos puso en contacto y a partir de ahí volví a trabajar con él cuatro veces más. Dos como script y dos como montadora.

El proceso de montaje fue de 10 semanas, mas 5 de ayudantía (4 de organización y una de cierre). Originalmente estaban planteadas 12, pero hacia el final del montaje nos dimos cuenta que no eran necesarias. Trabaje con un chico que se encargaba de la organización del material. Montamos en un estudio, donde habían asistentes técnicos encargados del funcionamiento de los equipos y de la proyecciones, ya que el estudio contaba con una pequeña sala de cine en la que podíamos ir viendo diferentes cortes de la película. Además hubo encargados de traducción y subtitulado, ya que la película esta hablada en dos idiomas (castellano y catalán), y es una coproducción que involucra, además de a España, a Francia y Dinamarca, por lo que desde las primeras etapas de montaje fue necesario subtitular.

Petra esta rodada en 35 milímetros, la sincronización y organización del material, comenzó un par de semanas después que el rodaje, cosa que en España no es lo más habitual ya que cuando se graba en digital suelen comenzar los dos procesos al mismo tiempo, pero en fílmico esto es imposible. El material se enviaba desde el rodaje a un laboratorio en Francia, donde se revelaba, se hacia el telecine y posteriormente se subía a un servidor, desde el que en Madrid descargábamos los MXF para editar y los ALE para añadir la metadata que permitiría al finalizar el montaje volver al negativo para scanneralo y cortarlo, ya que la película se finalizo en DCP y en 35 milímetros. Es decir se hicieron dos procesos paralelos de postproducción. Dos correcciones de color y dos mezclas, una para cada formato.

El primer corte lo hice sola. Las indicaciones por parte de dirección fueron muy pocas, montar todas las escenas, y que la duración del primer corte no estuviera por debajo de las dos horas y media. Fuera de eso tenia total libertad, incluso la de mover escenas de lugar.

Una de la cosas mas interesantes de editar una película de Jaime es el trabajo que hace con los actores en rodaje. Ya que si bien las escenas cuentan lo que esta establecido en el guión (al menos en la caso de esta película), hay un trabajo de búsqueda que hace que los diálogos y las reacciones de los actores, cambien notoriamente de una toma a otra. Por lo que a la hora de elegir el material, además de tener en cuenta que la toma sea creíble, hay que hacer una reescritura de los personajes. Por ejemplo en una escena había una discusión entre un padre y un hijo, en parte de las tomas el hijo estaba muy enojado, y se enfrentaba al padre forma violenta, mientras que en otras estaba deprimido y casi no había enfrentamiento. Para mi acá la cuestión es, ¿que reacción me genera mas empatía hacia el personaje del hijo?, pero también ¿cual es mas coherente con el desarrollo del personaje a lo largo de la historia?. Petra, además esta filmada como una serie de planos secuencias, y muchas veces la mejor toma de un actor era la mas floja de otro, por lo que había que decidir a cual priorizar. Lo del plano secuencia es además complejo porque el grado de manipulación es limitado, no solo en lo que tiene que ver con los actores sino con el ritmo. En este caso nos apoyamos bastante en los fuera de campo. La actuaciones se trabajaron mucho desde el off, tanto para apoyar el trabajo de los actores como para mejorar el ritmo. Finalmente no todos los planos secuencia se mantuvieron como tales, sino que algunos fueron editados, ya que la improvisación de los diálogos muchas veces hacia que el ritmo del plano cayera, o que se diera información innecesaria para el desarrollo de la trama.

Un elemento particularmente complejo fue la música. Esta fue compuesta por el danes Kristian Andersen, quien trabajo con directores como Lars Von Trier, Nicolas Winding Refn, Vitenberg. Él compuso a partir del guión, mientras la película todavía estaba en la etapa de rodaje, y sin haber visto una sola imagen rodada. A montaje entrego una serie de músicas, que captaban muy bien el tono de la película, pero no estaban pensadas para un momento especifico. De hecho, si bien desde el inicio se decidió que habría música, no había ningún planteo ni desde el guión, ni en rodaje de en que momentos aparecería. Por lo tanto, fue en la edición que se hizo la primera propuesta de musicalización. Hacia el final del montaje el compositor viajo a Madrid para hacer algunos ajustes, que se acabaron de concretar en la postproducción de sonido.

Volviendo un poco al inicio del proceso, una vez acabado el primer corte nos enfrentamos a una película de casi tres horas, que claramente había que reducir. Allí vimos que habían dos posibles caminos, el de una obra mas autoral, mas poética, pero tal vez mas cerrada para el espectador, que era la idea con la que había sido filmada la película, o una mas narrativa, mas abierta, que era la idea con la que se había escrito el guión. Luego de hablarlo mucho, no solo con Jaime, sino también con Barbara, la productora, decidimos decantarnos por la segunda opción. Es decir priorizar a los personajes y sus emociones, sobre, cuestiones formales, como ciertos momentos en los que la cámara se despegaba totalmente de la historia. Lo interesante de esto, fue que el planteo formal del rodaje se redujo, pero no se perdió, y acabo jugando en función de la emoción de la película.
Respecto a la estructura, el guión esta escrito como una serie de capítulos desordenados cronológicamente, una especia de puzle, que se va armando a medida que avanza la historia. Tal vez lo mas inesperado del proceso fue darnos cuenta, que si bien el guión en papel funcionaba perfectamente, en su traducción a la pantalla era necesario alterar el orden de los capítulos, presentando antes a la protagonista para que junto a ella el espectador pudiera entrar mas fácilmente en la película. Además se modifico el orden interno de un par de capítulos. Esto ultimo estuvo sobre todo relacionadas con la reescritura que se hizo de los personajes, primero en rodaje y luego en montaje.

Jaime es un director que te guía hacia donde quiere ir, pero no lo hace a partir de indicaciones concretas. Es decir, es muy raro que te diga que toma poner y donde cortarla. Sus indicaciones son a nivel de las sensaciones que tiene al ver el corte, si por ejemplo en un momento dado se desconecta de la película, si en otro se emociona de forma inesperada. Y partir de ahí, uno hace el ejercicio es tratar de entender que genera esas sensaciones y trabaja para mejorar el montaje. En el caso de Petra, Barbara, la productora, estuvo presente durante todo el proceso de montaje. La dinámica entre los tres era básicamente ver un corte y luego cada uno proponía el camino a seguir que consideraba mejor para el siguiente, los analizábamos y los discutíamos hasta llegar a un acuerdo y eso era lo que se montaba. Creo que fue muy importante en este proceso la presencia de Barbara, porque aportaba justamente el contrapunto que la película necesitaba, para avanzar en la idea de hacer una obra mas abierta al publico.

El programa utilizado fue el Avid Media Composer, que además de ser el programa en el que me siento mas cómoda, es el mejor para este flujo de trabajo.